Señoras Chinas Que

Como sabéis, llevo años intentando ser una influencer en internet sin ningún tipo de éxito. Mientras tanto, veo a mi alrededor cómo cualquier gato, perro o ex-amiga repostera no solo triunfan y se hinchan a seguidores, sino que tienen además su propio merchandising.

Marnie the Dog tiene ya más opciones que yo de ganar un Pulitzer

Y ahora, en un nuevo golpe de la vida completamente inesperado, mi vecina septuagenaria se ha convertido en youtuber.

“Joven shanghainesa de 73 años escucha jazz para vivir mejor”

Bueno, esto no es exactamente así (ya os habréis dado cuenta que en este blog todo son exageraciones y postverdades). Para hablar con  precisión, mi Vecina Mayor, que es una señora muy fina y elegante que no escupe en el suelo, ha sido recientemente objeto de un videorreportaje que está ahora circulando por internet. De esto me he enterado porque me lo mandó una persona que no sólo no es ella misma sino que además no la conoce, o sea que es oficialmente viral.

Dejo ahí arriba el vídeo, cuyo  visionado es altamente recomendado para aquellas personas que (1) hablen chino perfectamente (2)  tengan un interés muy acusado rayano en lo creepy hacia mi vida y circunstancias, o bien, (3) disfruten viendo a señoras chinas de 70 años bailando solas en su casa y montando en bicicleta (esto también sería creepy).

De Vecina Mayor me habréis oido hablar porque viví en el apartamento debajo del suyo  durante dos años, y porque desarrollé con ella una tierna amistad. Si estar en el mismo espacio físico que otra persona mientras no entiendas nada de lo que dice y pensar que se llama de otra forma durante los primeros ocho meses computa como amistad.

¿Hija, ya te has quedado otra vez sin glutamato?

Durante los primeros meses compartiendo casa, mi único contacto con ella consistía en oírla roncar a través de las paredes, que es una interacción humana muy habitual en las casas antiguas de Shanghai. Eso no solo no me era desagradable sino que me hacía cierta compañía.

Nuestra relación propiamente dicha comenzó meses más tarde, con un bochornoso, nocturno y alcoholizado incidente, que es como empiezan todas las parejas, vamos (luego están esas que se conocen por internet y brujerías del móvil).

Fue la noche de 7 de julio, durante la cual el gobierno había recomendado no salir de casa por la llegada de un tifón. Pero esa noche había algo más fuerte que el Gobierno, que la sensatez y que la prudencia: los sanfermines. Movidos por ese sentimiento que une al Pueblo Español, la inquebrantable ética de la fiesta,  acabamos todos en un bareto oscuro e inmundo vestidos de blanco y bailando bajo los truenos en lo que al ojo chino y ojo sensato en general le parecería un rito sectario previo a un suicidio colectivo.

Al llegar a casa yo me hallaba presa de ese  sortilegio que me es recurrente los sábados por la noche que me impide hacer cosas como abrir la cerradura de mi propia casa. No pudiendo entrar  entendí que la reacción más eficiente e incluso la única posible era sentarme en el suelo mojado y llorar .Y  berrear muy alto. Y puede que aporrear el portón de hierro. Hasta que se despertó  Vecina Mayor, que  bajó, abrió la puerta, me gritó cosas feas en dialecto local y me dejó pasar.

A partir de entonces, nos hicimos amiguis.

Vecina Mayor y yo somos besties. Aquí estamos muy elegantes de boda

Si esto en vez de un blog de culto sin lectores fuera una película nominada al Oscar Como Mejor Película de Habla No Inglesa, desarrollaríamos una improbable, cómica y entrañable amistad a través de la edad y la cultura que nos enseñaría grandes y mutuas lecciones de vida. Como en “Paseando a Miss Daisy” o la peli francesa del señor en silla de ruedas y el negro.  Y yo lo intenté un rato, claro. Pero no funcionó, principalmente porque no nos entendemos.

A veces nos dejamos notas para intercambiar importantes datos de convivencia, como esta:

Yo tampoco entendí que lo que quería es que limpiara la escalera.

Cuando no me queda otra opción, hablamos, aunque esto entraña el riesgo de no enterarnos de absolutamente nada de lo que dice la otra, o bien de que yo parezca idiota, que es algo que me sucede en este país un 70% del tiempo (el otro 30% estoy durmiendo).

Por ejemplo, un día quise explicarle cierta problemática de nuestro mencionado portón de hierro, con la mala suerte de que la palabra “puerta de hierro”  (钢门) se pronuncia exactamente igual que  “agujero del culo” (肛门).

– Señora He, con este calor el agujero del culo no se abre bien. Si le parece lo voy a dejar abierto.

– Sisí, hace calor.

– Bueno, pues habría que echarle aceite al agujero de culo, si tiene aceite hágalo usted… mientras tanto lo dejo abierto que está muy duro y usted no podrá abrirlo. 

-Sisí hija, ve con Dios.

La comunicación no fue exitosa y lo sé porque nadie echó aceite en ningún sitio.

Cerrado a cal y canto

En cualquier caso estas barreras no son un problema ya que tenemos una relación de tipo maternofilial muy universal , a saber, ella  juzga mi estilo de vida  (fumar, beber, ir  fresca, cenar gazpacho que está frío), mientras yo le hago pequeños servicios motrices tipo subirle las bolsas de la compra o vendimiarle las uvas de la ventana (no es una copla ni un reggaeton, es que tenemos una parra agarrada al cable de la luz y hay que hacerlo).

La viña tóxica de la calle Fuxing, siendo en este caso hurtada por un vecino al que no deseo ningún mal pero ojalá el plutonio y los taninos le den cagalera.

También de vez en cuando me regala cosas raras, como arenques o sopas, o una gabardina vieja de estilo vagabundo (prefiero llamarla hipster)  “de cuando era joven” (ie. 50 años). Esta gabardina me la pongo a menudo para parecer una intelectual semiloca que es un personaje con el que me siento cómoda. Además de para fardar ante esos pringados que compran cosas vintage en mercadillos de Berlín, a mi me provee mi colega septuagenaria que la compró cuando aun no existía la propiedad privada en su país

En fin, este relato toca a su fin, especialmente porque ya he hablado de culos y no me queda mucho más repertorio. No me queda otra que cerrar dignamente esta entrada, sentido homenaje a esta señora que durante dos años me vigiló, me cuidó, me dio órdenes, y que nunca tuvo muy claro de qué país salgo.

***

Por cierto, he decidido coger el tema del merchansising por los cuernos e iniciar la que seguramente sea la iniciativa empresarial que finalmente me retire.

Próximamente en mi tienda online

***

El Día Internacional de la Mujer, versión China

Buenos días, mujeres y hombres que me leéis y que estáis comprometidos con la igualdad de género. Ojalá algún día la causa esté lo suficientemente avanzada como para poder  titular esta entrada “Celebrando el Día Internacional del Chichi”, que era lo que me apetecía de primeras. Al final he tenido que contenerme y optar por una titulación más genérica.

Como sabéis ayer se celebró el Día Internacional de la Mujer, antes conocido como Día de la Mujer Trabajadora. Lo cual es un avance porque ahora también incluye a aquellas mujeres que viven del cuento y/o de sus maridos.

Ahora Isabel también se siente partícipe de la lucha

Y como también sabéis, soy una feminista radical e iconoclasta que, a pesar de que llama zorras a otras mujeres en cuanto puede, está muy implicada con la causa hasta las últimas consecuencias. Por ejemplo,  el otro día le cosí un botón de la camisa al Maromo mirando un tutorial de Youtube, pero lo hice en secreto y con gran vergüenza.

Y este complejo y tortuoso tema del feminismo, ¿cómo lo llevan nuestros queridos chinos? Pues ahí, ahí, o mama huhu como dicen ellos.

La cultura china tradicional, como todas las culturas tradicionales de todas partes, es bastante machista. Esto se revela en cosas como la escritura.  Un clásico ejemplo es que la palabra para designar seguridad (安)la forma el caracter que representa a la mujer (女) bajo el caracter que representa un tejado (宀). La mujer en casa es seguridad y es bien.

Del mismo modo, la palabra  envidia (嫉妒) la forman los caracteres de mujer + enfermedad + mujer + casa. O sea que la envidia es, o bien una enfermedad propia de mujeres (no sé de qué me hablan, si todas son unas zorras pues no es mi culpa), o bien la enfermedad que te suscita la mujer del vecino.

Con este panorama, los revisionistas del lenguaje que dicen compañer@s o compañerxs y que no gustan nada a machos alfa insignia tipo Pérez-Reverte (o a mi misma), tendrían que abolir el idioma entero y hablar con lenguaje de gestos.

Para aquellos que os interese el idioma chino y el feminismo (sí, vosotras dos), os dejo un artículo interesante este asunto: https://www.wired.com/2016/02/this-little-red-book-confronts-sexism-in-the-chinese-language/ 

Dicho esto, China no es todo lo machista que podría ser gracias al lavado comunista que sufrió su cultura anterior. Mao decía que las mujeres sujetan la mitad del cielo, que imagino que es una forma de decir que había que ponerlas a trabajar también.

Ya está bien de estar en casa metidas con los pies vendados fumando opio con las otras concubinas tol día

Además del tema comunista, la política del hijo único ha ayudado mucho al avance de las mujeres. No ya solo porque las madres no están esclavizadas por camadas de seis o siete hijos, sino porque al no darle opción a los padres, las niñas han recibido exactamente la misma educación, atención y locas expectativas que si hubieran sido varones.

¡Las niñas también pueden jugar al pingpong como los niños! ¡así que también puedes educarlas para que te mantengan en la vejez!

En China se celebra el Día de la Mujer por influencia soviética desde que se instauró la República Popular en 1949. Lo normal es dar a las mujeres medio día libre en el trabajo. En nuestra empresa esto no ha sido así, imagino que porque es una cosa retrógrada, o porque si lo hiciéramos nos quedaríamos sin plantilla.

En cualquier caso, la percepción de la razón de ser de este día en inicio reivindicativo, aquí es muy distinta.

Desde hace un par de años, la plataforma de comercio electrónico Taobao, que es como Amazon pero a lo bestia porque  se usa todos los días para comprar absolutamente todo, ha decidido que el Día de la Mujer sea el día en el que las mujeres celebren su mujeritud haciendo lo que a las mujeres más gusta, es decir, comprar. El nombre un poco gay escogido para esta nueva festividad de ficción es el “Día de la Reina”.

En palabras de una compañera del departamento de marketing (porque nuestro emporio textil también ha participado en esta promoción), es un día creado por Taobao para que las mujeres podamos “celebrar la reina que todas llevamos dentro”.

Por lo visto este pueril pretexto de la reina interior ha sido un éxito y hemos vendido un huevo de trapitos.

“3.8 Día de la Reina, vive tu belleza”.  A Rosa Luxemburgo también le gustaban mucho los tacones y el fucsia.

Mientras esto sucede en el ciberespacio, en la vida real recibo fotos de la reportera en la sombra “I.B.T.”, en concreto de un centro comercial que se ha subido al carro y estaá celebrando una especie de photocall llamado “Queen For A Day”, o sea “Reina por un día”.

Ahí te puedes sacar fotos bajo un arco de flores en compañía de un extranjero blanco de bajos ingresos disfrazado de príncipe dieciochesco. Porque las sufragistas se autoinmolaban para que toda mujer, al margen de su edad, raza o religión, pudiera acceder en igualdad de condiciones a una boda Disney.

Las anécdotas que contará este chavalito de vuelta en Vladivostok
El día más feliz de mi vida adulta

El Gobierno debe de estar encantado con este concepto de que el Día de la Mujer gire en torno a comprar ropa y ponerse mona. Como muestra, uno de los reportajes del día en el periódico de propaganda China Daily: “Fotógrafo transforma a trabajadoras de la construcción en señoras elegantes”:

Ver esta galería de adefesios empoderados mutándo el preciosos jarrones al completo en: http://www.chinadaily.com.cn/china/2017-03/09/content_28494727.htm#Content

Y es que esta idea cuqui y altamente distorsionada de lo que es el Día de la Mujer no solo es una treta comercial sino que ha calado en la sociedad. Os dejo el siguiente post, aparecido en mis momentos de WeChat (que es como las noticias de Facebook):

Titulo: “Un hombre guapo me ha dado una rosa mientras esperaba en un semáforo. Qué día de la mujer tan feliz!” Comentario: “Lo importante es que el que el extranjero que me dio la rosa era guapo”.

Amnesia ha entendido perfectamente de qué va el rollo. Ya, yo tampoco sé porqué se llama Amnesia. (*Por cierto, Amnesia no es su nombre de verdad, y la foto de perfil lleva mucho Photoshop, así que técnicamente no estoy revelando datos personales sin consentimiento).

Espero que me permitáis el cliché, pero da la impresión de que los chinos tienen la conciencia crítica completamente ahogada en consumismo. O es quizás lo único que pueden hacer, dadas las restricciones políticas, sociales y financieras que se les imponen.

Como diría Napoleón, China es un gigante dormido y cuando se lo hayan comprado todo y haya rotura de stock, entonces, y solo entonces, es cuando se liará gorda.

Starbucks frente a la Plaza de Tiananmen, lugar de luctuosos eventos de los que nadie habla. Una sutil paradoja digna del programa de Évole

***

La foto de la pistolera corresponde a una heroína revolucionaria, la Señora de las Dos Pistolas, que mató a muchos japoneses.

¿Somos un poco gilipollas? Los chinos opinan

Una cosa buena de ser inmigrante en China, con respecto a cualquier otro lugar aburrido donde la gente no escupe, es que puedes mantener opiniones racistas, supremacistas y eurocéntricas sin problema ni complejos. También puedes quejarte diariamente de cosas como de que un sitio esté “lleno de chinos”.

Tourists visit the Great Wall on the third day of the seven-day national day holiday, on the outskirts of Beijing, October 3, 2014. The national day holiday, known by many Chinese as "the Golden Week" for travel, started on October 1 this year, celebrating the 65th anniversary of the founding of the People's Republic of China. According to a prediction by the China Tourism Academy, a total of 480 million trips are expected to be made by travelers within these seven days, Xinhua News Agency reported. (China Stringer Network/Reuters)
China acostumbra a llenarse de chinos (Foto: China Stringer Network/Reuters)

Los tiempos cambian, claro. Recientemente un señor alemán muy listo y respetable, doctor en economía y director general de Mercedes Benz China, ha sido fulminantemente cesado de su cargo tras resolver una disputa de aparcamiento en Pekín del modo habitual que emplearía cualquier expatriado de categoría, es decir, llamando “cabrones” a todos los chinos y rociándoles con espray pimienta.  

tintin_au_congo_2
China antes molaba

Aprovecho para enlazar a mi entrada predilecta de este blog, en la que también hablamos de racismo y esas cosas: Racismo del Bueno, Para Mi Al Menos

En cualquier caso, os habréis dado cuenta de que últimamente Occidente, y en particular, la democracia occidental, se está luciendo.

Por si alguno de mis 22 lectores de culto aun no se ha enterado, os informo de que hace una semana un mogollón de gente que antes no existía, o no hablaba, o no era amiga mía en Facebook se juntó  para votar en masa a Trump y convertirle en presidente de EEUU.

Esa es la explicación más plausible, otra tesis que se baraja es que el impredecible sector demográfico compuesto por los modernos jisters hayan decidido votarle irónicamente.

Por cierto, debéis saber que Trump en chino se dice “Chuampu”. Y Jesucristo, Yesuyidú.

Ha sido una semana de crisis y angustia por todo el mundo, no así en China. Aquí no tienen estos problemas.

Es más, están un poco descojonados.

Dejando al margen de que para ellos hablar de agarrar chichis en público y de pillar por ser rico no es escandaloso (lo último en concreto está socialmente muy bien considerado) y de que adoren a Ivanka (mucho más que a Melania, esa señora llegada del futuro) los chinos viven estos momentos en los que Occidente usa su libertad para hundirse en el fango, (véase Brexit, Colombia o Trump), con una mezcla de entre schadenfreude y gozadera.

El ciudadano chino duerme tranquilo en brazos de un sistema político democrático ideal que vela por sus intereses. Os lo voy a explicar un poco por encima para que véais cómo hacen para que gente indocumentada no consiga hacerse cargo de nada. Sé que saliváis de envidia ya.

El sistema es una “democracia indirecta”, como la nuestra, pero más indirecta. Hay elecciones y se vota. A que no os lo esperabais.

img_4201
“La elección democrática es garantía del poder del Pueblo”

Los ciudadanos votan, pero solamente a los representantes a nivel de distrito, que votan a los del municipio, y así sucesivamente hasta llegar al Presidente. Las candidaturas en principio son libres pero como no es legal hacerles publicidad, nadie conoce a los candidatos y al final acaban saliendo las propuestas por el Partido.

Huelga decir que ante el poco impacto y el poco interés la mayoría de la gente acaba pasando del tema.

La votación de hecho se está desarrollando estos días, y pude presenciar la de mi barrio donde solamente participaban  jubilados, que son gente con una altísima tolerancia a las actividades que ocupan tiempo y no llevan a ninguna parte.

ddd
Señoras chinas que votan

En China este procedimiento es más que suficiente para legitimar el poder mientras mantienen la “estabilidad y la eficacia” del Gobierno. De ahí que todo este tema del referendum-cagada en el que nos estamos especializando les encante.

La línea del Partido se puede ver en los zascas que nos ha metido la prensa china por nuestra mierda de sistema democrático que otorga demasiado poder de decisión a las masas incultas, en especial con el tema Trump y el tema Brexit:

Zasca  #1: “Este caos y desorden muestra al mundo que Estados Unidos está enfermo en lo que se refiere a su economía, sociedad y política”. [Leer entero]

El “caos y el desorden” le encanta al Partido. El caos y desorden es lo que te pasa si no tienes un sistema autoritario de partido único. El caos y el desorden es para los chinos como lo de quemar conventos para nosotros.

Zasca  #2: “Mussolini y Hitler llegaron al poder a través de elecciones, una dura lección para la democracia Occidental.” [Leer entero]

Cierto. No así para la democracia Oriental, que no necesita elecciones para poner a salvajes al mando.

Zasca  #3: “Reino Unido da un paso atrás mientras la Unión Europea se enfrenta a su decadencia” [Leer entero].

Gracias, gracias. Así somos los europeos, de bacanal en bacanal enfrentándonos a la decadencia y entre medias votamos nuestra autodestrucción.

Zasca  #4:“Reino Unido solo tiene 300 años de antigüedad. En su apogeo fue un imperio en el que nunca se ponía el Sol, con colonias en todo el mundo. Ahora está volviendo a donde estaba al principio.”[Leer entero]

Mi párrafo favorito, como española que soy. Esto es así y no hay vuelta de hoja. China  tiene 5,000 años de historia, durante la mayoría de los cuales ha sido la Civilización más avanzada de la Tierra. Mientras ellos estaban inventando la pólvora, escribiendo poesía y bebiendo té en fina porcelana, nosotros gentuza comíamos barro y vivíamos en árboles. Este inexplicable paréntesis  de dominación occidental ha terminado y todo vuelve a su cauce natural.

 Zasca  #5:“El pueblo chino, que está en un momento crítico de su aprendizaje sobre la globalización y la democracia, continuarán presenciando las consecuencias de que Reino Unido se abrace a un referendum “democrático”.[Leer entero]
Bueno, a esto queríamos llegar. El pueblo chino seguirá aprendiendo e igual en un par de miles de años, lo harán estupendamente.
***
En resumen, lo que os quiero contar es que entiendo que estéis preocupados, pero que la solución no es emigrar a Canadá. Ahí el riesgo sigue existiendo. Emigrad con cabeza, emigrad a China.
mao

Mi Gran Boda China

Como algunos sabéis, conseguí hace poco colarme en una boda china, hazaña cuya consecución ha sido mi máxima ilusión desde que llegué aquí por primera vez.

Pues bien, después de haber conseguido ser invitada a una boda local, procederé a ponerla a caldo, lo cual demuestra que todo proceso creativo y/o periodístico exige de su ejecutor ser francamente mala persona.

La invitada al evento no era yo, como habréis podido deducir, sino una amiga a la que llamaremos Amiga Integrada porque, a pesar de ser de Madrid, habla chino perfectamente, ve  telenovelas chinas, lleva termo de té chino y es invitada a bodas chinas.

En cuanto me enteré del evento le pedí que porfi porfi me llevara de acompañante, pensando que aquello sería como las bodas gitanas en las que una rodaja de salami más o menos da igual así que te puedes colar, pero por lo visto no es así. Es bastante más formal y limitado de lo que parece.

IMG_20150510_174008383
Distribución de los invitados por mesas. Detecten al invitado extranjero

La boda había sido convocada a las 17:28, que es una hora escogida de esta forma imaginamos que porque acaba en 8, que es el número de la buena suerte en Chinolandia. Hay que aclarar que la “ceremonia” es una cena con un poco de espectáculo, porque las bodas aquí se hacen discretamente ante la administración y no ante Dios o ante el coro rociero.

El restaurante de la celebración estaba en una nave sita en una parte un poco desangelada de la ciudad, donde en 2010 se organizó la expo de Shanghai. La nave estaba diseñada al estilo Casa Blanca.

IMG_20150510_172801992
Un lugar discreto y sin pretensiones para celebrar nuestra unión

Esta boda era moderadamente elegante pero, tranquilizaos y no temáis, que toda boda, sea como sea,  siempre es un poco hortera.

Al entrar en la Casa Blanca lo primero que hay es una mesa con una señora que se ocupa de que entregues un sobre rojo con tu nombre lleno de pasta, tras lo cual puedes firmar en el libro de visitas y pasar al salón. Como si tener a dos guiris glamurosas no fuera suficiente regalo, ofrecimos unos 70 euros las dos (y a Amiga Integrada ahora la miran mal en el trabajo y no va a ser invitada a más bodas me parece)

Como veis los chinos son gente fundamentalmente práctica que no cree en los intermediarios y no necesitan  fingir que compran un marco de fotos en El Corte Inglés para demostrar su amor y compromiso por la pareja contrayente.

IMG_20150510_173817801
Sobre rojo de la pasta
IMG_20150510_174302541_HDR
Emotivo check-in: entrega de la pasta y firma en el libro de visitas

A continuación se pasa al salón, que es una reproducción de alguna fantasía cursi y azucarada del palacio de Versalles, si el palacio de Versalles hubiera estado habitado por Hello Kitty.

nene
Este niño se arrepentirá de esta foto en cinco años escasos
Salón, con proyección de las fotos de estudio de los contrayentes, convenientemente pixelizadas porque soy mala pero dentro de unos límites de decencia
Salón, con proyección de las fotos de estudio de los contrayentes, convenientemente pixelizadas no por respeto ni nada de eso, sino por temor a las represalias

Éramos por supuesto las únicas extranjeras y también las únicas, aparte de la novia, que nos habíamos arreglado. Nosotras agobiadas porque no sabiamos si se podía ir de negro, o de blanco, o de rojo, y luego nos encontramos con cosas como lo siguiente:

bart
Invitada con suéter de Bart Simpson,(agotado en Sheinside) y novio que lleva su camiseta formal

Mientras va llegando la gente los novios se sacan fotos con los invitados:

Foto de la princesa con el populacho
Foto de la princesa con el populacho. (Amiga Integrada tuvo que bailar en un momento dado el Gangnam Style con el del polo de rayas. Él aún no se ha recuperado)

En el salón del banquete propiamente dicho había mesas redondas y estaba atravesado por una pasarela de metacrilato francamente prometedora.

Nos sentamos todos. Las luces se apagan, un foco ilumina la pasarela y aparece desfilando una china ligera de ropa con un violín blanco. Contra todo pronóstico, el violín lo sabe tocar, en concreto una versión del canon de Pachelbel makinera digna de los músicos rumanos de la línea 6 del Metro. Entonces pensé: ¡una violinista choni! ¡como Rosamund! ¿será ella?

Cuando la violinista se retira, empieza a sonar la música de Piratas del Caribe, que es una cosa así occidental y sofisticada, y aparecen los novios en el escenario, en su primer modelito (la novia, como una Katy Perry de gira mundial, se cambia tres veces de vestido a lo largo de la noche).

Un presentador anima la velada y van subiendo familiares a dar discursitos. El primer orador que sube es el tío del novio, que en vista al caso que le hacen y lo muchísimo que habla, ha debido de soltar mucha pasta. Se organiza una tómbola.

mmexport1432733247823
Muy bien tito, ahora suelta el parné que nos vamos de luna de miel a Europa y hay descuento en Rolex
Apasionado beso ante cortina de fuegos artificiales, claramente inspirado en el final del la bella y la bestia

Yo, en un momento dado, y sin entender nada, me puse a llorar desconsoladamente como me pasa en todas y cada una de las bodas. Una china de la mesa me dio un pañuelo y todo el mundo se descojonó de mí en general, que es algo que en China me pasa con relativa frecuencia pero aquí lo llevo mejor que de normal.

Mientras pasaban cosas por el escenario (ahora discurso, ahora juego, ahora pirámide de copas de champán) íbamos comiendo y bebiendo en la mesa redonda giratoria. Huelga decir que las únicas que bebimos con cierta consecuencia celebratoria fuimos las extranjeras (por educación y porque sabemos cual es nuestro lugar y nuestra función).

IMG_20150510_190140557_HDR
Toda boda con poderío tiene su langosta rampante

Cuando acabaron las animaciones, se empezaron a proyectar las fotos de infancia de los novios. La gente exclamaba ¡OOooohh qué ricos, pero cuánto habéis cambiado! hasta que se dieron cuenta de que se habían confundido de boda y esas fotos eran de otra gente.

Finalmente pusieron las buenas, aunque hubo expectación dado que las fotos de boda están tan sumamente photoshopeadas que puedes tardar un rato en darte cuenta de que no reconoces a la pareja.

Novia caleidoscopio
Novia caleidoscopio. Aun se me aparece por las noches.

Por cierto que el tema de las fotos de estudio nupciales es extremadamente importante en China. Se ha creado la costumbre de hacer álbumes de fotos muy exagerados, con disfraces y decorados, previos al banquete para guardar de recuerdo. Es de hecho común encontrarse novias con su vestido blanco sacándose fotos en los lugares turísticos de la ciudad, o incluso en el extranjero.

Estos son algunos ejemplos de fotos de bodas que he encontrado por el internés (esta gente no me invitó a su boda así que podemos reirnos y no ponerle pixelitos):

Wonderful
Nuestro amor es wonderful
DDF
Los Wang nos enseñan su palacio veneciano
4333f28b26fd33bf3850d28daa968f6d
Weiwei y Dongdong pasan completamente desapercibidos en su viaje por Europa.
DF
Meihua en su casita de campo en Devonshire

(Para encontrar estas fotos he tenido que poner “chinese bride” en Google, lo cual significa que voy a empezar a recibir spam de Meetics chinos para pervertidos extranjeros de cierta edad. Lo que no haría por vosotros)

Hacía el final de la cena hay un bonito ritual en el cual los novios van a saludar a los invitados a las mesas y la novia tiene que ofrecer un cigarrillo a cada varón y encendérselo, lo que ahora es simpático pero hace mil años seguramente simbolizaba alguna cosa sexual que no mola.

En nuestra mesa de excesos libertinos el único hombre que había no fumaba y llevaba riñonera (así está el mercado), pero todos nos señalaron  oportunamente a Amiga Integrada y a mi, que no sólo nos estábamos acabando con todo el tinto barato, sino que fumábamos locamente como en una película de los cincuenta.

La novia parecía desconcertada ante tal situación, ya que en China las mujeres generalmente no fuman salvo que sean prostitutas, o peor, de Hong Kong. Finalmente también nos ofreció un cigarrillo y nos lo encendió.

Grandísima foto (censurada) del mágico momento del encedimiento y que mola tanto que la tengo que poner aunque se empieza a evidenciar en la misma que tanto fideo y tanto glutamato m está dejando como un saquito de harina
Grandísima foto del momento en el que la novia sale del paso en el atroz acto contranatura de encenderle un cigarrillo a otra mujer

Bueno, en general la boda fue bastante divertida, y ello teniendo en cuenta mis habilidades de comunicación limitadas. Por desgracia, las bodas chinas no tienen baile, así que, al cabo de tres horas, con todo el subidón, te mandan para casa.

Eso sí, no sin antes sacar los tuppers y ramplar con las sobras. Que para algo hemos pagado, leñe.

IMG_20150510_211543156
Ummm eso me lo quería llevar yo….

Gran Hotel Shanghainés

El siguiente paso en mi nueva vida temporalmente atodotrenística fue la de instalarme a vivir en un hotel.

Vivir en un hotel es una cosa en apariencia muy lujosa, pero la realidad es que al final te pasas el día  lavando bragas en el lavabo.

Gran Hotel Shanghainés
Gran Hotel Shanghainés. Esta foto lleva filtro. No está tan contaminada la cosa.

La primera vez que vine a trabajar a Shanghai hace un par de años por mi cuenta y riesgo estuve también unos días en un hotel mientras buscaba piso, solo que aquella vez se trataba de un hostal de mochileros, de esos de literas,  buen rollo y pillar hongos en la ducha. 

En este hostal aún soy recordada como la primera residente de que fue a la recepción a pedir una plancha para adecentar las camisas para ir a la oficina. (¡Criaturita! ¡Aún no sabía que planchar es para aficionados, que lo que hay que hacer es colgar la ropa muy tiesa! ). 

Si yo creyera en el sueño americano y en hacerse a sí mismo y todas esas mentirijillas piadosas me parecería que es una especie de karma lo que me ha traído hoy de aquello a un hotel de esos de los que se pueden sustraer albornoces.

Pero no, niños, no ha sido el karma. Ha sido LinkedIn.

Realidad de la vida hotelera (Shenzhen, Guy Delisle)
Y así es el 90% de tu ocio cuando  vives en un hotel (Shenzhen, Guy Delisle)

 

Además del susodicho asunto de la colada, otra sensación de extraña precariedad que se sufre al vivir en un hotel (precariedad dentro de lo que es vivir gratis en un sitio céntrico con criados) es lo de no tener comida a mano a horas intempestivas. 

De hecho, volvía un día a casa con cierta nocturnidad, desesperando al darme cuenta de lo único disponible para recenar en mi cuarto serían unas pringles de 7 euros del minibar o las sábanas de algodón egipcio, cuando vi frente a la puerta de la habitación vecina una bandeja del servicio de habitaciones en la que había sobrado un sándwich, crujiente e incorrupto como el brazo de Santa Teresa de Jesús (en efecto, el brazo de Santa Teresa estaba crujiente además de incorrupto, según fuentes apócrifas conocidas solo por César Vidal).

Mangar ese sándwich sería, pensé, el equivalente desarraigado y expat de llegar de fiesta, asaltar la nevera y picarle un trozo de pizza fría a tu compañero de piso.

¿O no? Tras darle muchas vueltas al dilema moral y/o higiénico que tal latrocinio supondría, y habiendo llegado a la satisfactoria conclusión de “qué coño, me lo llevo, que no mira nadie“, me agaché para cogerlo, con la mala suerte de que apareció una camarera al fondo del pasillo.

Miré a la camarera como mira un ciervo los faros de un coche (que es una americanada de frase, solo superable por “jodido ciervo”). Ella me miró medio segundo con indiferencia antes de volver a lo suyo, pensando seguramente “ufff… guiris…vaya costumbres raras que tienen, paso de esto”.

Y entonces recordé una de las grandes comodidades y libertades que tiene el vivir aquí: eres un total extraterrestre por lo que nadie te juzga de ninguna manera, hagas lo que hagas.

(Esta historia tiene final abierto como las peli de Cristopher Nolan, nade sabe si me comí el sándwich o no)

Para finalizar,  y en contra del tono eminentemente crítico y cenizo de este blog, os cuento la que es la ventaja definitiva de vivir en un hotel: el desayuno.

images
El regocijo que me causa desayunar cada mañana en un buffet hotelero no puede expresarse con palabras, por lo que proporciono una imagen descriptiva de mis sentimientos al respecto

Yo soy de esas criaturas-hámster que ven un buffet, se ponen nerviosas y empiezan a coger de todo, como si tuvieran que avituallar el cuerpo para un inminente invierno nuclear.

Un buffet de desayuno chino es además particularmente divertido porque los chinos no dominan el tema (bueno, dominan su propio desayuno, pero como este blog es eurocentrista e imperialista decido que no tienen ni pajolera idea) y ponen todo tipo de cosas sin sentido. Como por ejemplo:

o
Cualquier hora es buena para unas GARRAS DE POLLO
IMG_20150209_085328903
Refreshing CHILE CON CARNE para empezar el día
IMG_20150209_085408183_HDR
El alimento universal: la PORRA CHINA (más corta que la nuestra)
IMG_20150210_085636507
Quien quiere la mierda frosties teniendo ESPINACAS!
IMG_20150210_085737316_HDR
Si el chili con carne te ha dejado mal sabor de boca, tenemos CURRY DE POLLO!

Ello, unido a mi proverbial indecisión, genera unos platos combinados dignos del más irreductible bar de viejos de los 90 y que harían llorar a cualquier adepto de la dieta disociada:

IMG_20150205_085753822
Consigue la cantidad diaria recomendada de absolutamente todo con este desayuno de salchicha, espinaca, ensaladilla rusa, arroz, sandía, pollo y queso.
Otra variación
Otra variación

Y ya me callo. En la próxima entrega prometo vivir en un lugar sucio.

Besos y abrazos.

Viajar Normal (Sin Pasarlas Muy Putas)

Ya os habréis percatado de que las entradas de este blog se publican con un retraso de unos tres o cuatro meses con respecto a los eventos, en lo que podemos considerar un homenaje a la comunicación por carta en el siglo XIX  

Lo que yo sé valoráis positivamente en este mundo cansino de whatsapps y tuits y de saber de todo todo el santo día.

Hoy os cuento mi llegada a Shanghai.

***

A pesar de intentar por todos los medios, y casi conseguir, boicotear mi regreso a China, finalmente, entre unos y otros me metieron en un avión Madrid-Dubai-Shanghai.

Esta es la primera y seguramente última vez en la que se hable de un transporte decente y cómodo en este blog. Porque los transportes inmundos son un género en sí mismo en este blog, y este es gran momento para recordar la Santísima Trinidad del Arte de Viajar Pasándolas Muy Putas: El Tren de Pinyao, el VIP bus de Laos y el Bus de la muerte de Vietnam.

Ahora que me hago pasar por una súper ejecutiva internacional o algo así, sé que la diferencia fundamental entre viajar por trabajo y viajar por placer es que cuando se viaja por trabajo no hace falta sufrir.

Es más, busca uno viajar cómodo y descansado, preferiblemente en avión, y en compañías que no se estrellan, no te cobran los pistachos, no organizan una tómbola con organillo y cabra a bordo, y no te alquilan la manta por horas. En este caso, con Emirates.

Así me sentí yo cuando la azafata me dijo que me podía quedar la mantita
Así me sentí yo cuando la azafata me dijo que me podía quedar la mantita

Emirates es la aerolínea patrocinadora del Real Madrid que respeta los principios dogmáticos de cierta religión que no mencionaré para que mi blog no sea monitorizado por los servicios secretos, y que son los mismos principios que tienen seguramente en mente los jugadores del Madrid los viernes por la noche.

Esto tiene como consecuencias prácticas que las azafatas llevan una especie de velo muy chic y que no ponen jamón en el menú, sino cecina (que es un producto muy respetable salvo cuando sustituye al jamón).

Paradójicamente, y en contra de los mencionados principios religiosos, en esta aerolinea sí que se ofrecen cantidades industriales de alcohol, y ello además con carácter gratuito y semi-obligatorio.

Simpática azafata atendiendo en bar de inspiración Marbella en vuelo de Emirates
Simpática azafata atendiendo en bar de inspiración Marbella en vuelo de Emirates

En cuanto me subí al avión, y justo cuando me tenía que poner triste y melancólica por dejar el hogar, se me abalanzó una azafata velada claramente oprimida por el patriarcado para ofrecerme toda suerte de licores. Vi  claro que en tal contexto la única conducta feminista posible era la de emborracharse.

Así que inicié mi alegato contra la represora cultura de bandera de la aeronave con un champancito antes de despegar, un vinito en el aperitivo, otro vinito con la comida, un gintonic después de comer… Y de repente, ¡volar ya no da miedo!

Entretanto, con ese mismo espíritu combativo contra el mundo falocrático de la clase Business, me leí  la Cuore (sí, sí, leí, no “miré los Argghs por encima” como hacéis todas)  y me vi dos películas de dibujos, llorando desconsoladamente con una de ellas.

Y en este Disneylandia para adultos pues el vuelo se te acaba haciendo corto. Cinco horitas más, por favor.

avion
Esta foto (ahora censurada) es antigua y los más acérrimos la habréis visto en Instagram. Sin embargo, su valor documental es tal que merece ascender de categoría desde fútil red social a prestigioso blog de culto con 12 suscriptores.

 

En la próxima entrada prometo al menos haber aterrizado en China. Besos y abrazos.

El Acabóse: Tour por China con Hermana Mayor

Queridos todos, es hora de frenar dignamente la imparable decadencia de este blog.  Por ello procedo por la presente a finiquitar este bello proyecto – para ir pensando en montar otro con el que evadirme del coñazo de mi vida presente – en lugar de recrearme en mi vida pasada.

Y por supuesto no podía cerrar esto sin incluir mis aventuras con ese personaje fundamental (de mi vida en general), que es Hermana Mayor.

Para ello, y en línea con el déficit de atención que aqueja a nuestra generación, he seleccionado solamente unas cuantas cosas curiosas y situaciones surreales de nuestro tour por China, que fue el siguiente:

jklsjklsdjklsd
Vueltecita por China

EMPECEMOS POR UN POCO DE CONSUMISMO, JUEGO Y DECADENCIA EN HONG KONG Y MACAO:

 Llegamos a Hong Kong el día más contaminado de su historia, en el que Gobierno recomendaba no salir de casa. Sin embargo  decidimos ufanas subir a la colina Victoria para ver la vista sobre la ciudad. Con el siguiente resultado:

Ah, no, que esto es una postal claramente propagandística
Y esto es lo que vimos
Esto vimos

Ante el éxito obtenido, cruzamos a Kowloon y nos encontramos  con chinos muy ricos y muy locos que inexplicablemente hacían cola en masa para entrar en las tiendas de superlujo. Conseguimos entrar en Gucci, que por algún motivo estaba menos solicitado, y aquello estaba como un Zara en rebajas.

Tranquilos, hay riñoneras para todos
Tranquilos, hay riñoneras de 3.000 euros para todos

Nos alojamos en un hotel de mala muerte en Causeway Bay, que será recordado porque el único canal de TV que no estaba en chino  sintonizaba las cámaras de seguridad del edificio. Lo peor es que lo veíamos.

Llevando Gran Hermano a otro nivel
Llevando Gran Hermano a otro nivel

Después de nuestra experiencia un poco mixta en Hong Kong, cruzamos a  Macao, antigua ciudad colonial portuguesa que hoy día es como Las Vegas de Asia. Allí nos fuimos de casinos con muchas expectativas, pero después de perder  20 euros en una tragaperras cursi claramente dirigida al público infantil,  decidimos que el juego no era lo nuestro y nos conformamos con poder fumar en un sitio cerrado.

Luego no sé cómo se nos ocurrió que era buena idea ir a las 2 de la mañana al Gran Canal del casino veneciano  , pero fuimos, y estaba cerrado ya, como suele suceder con las cosas en países que no son España. Nos dedicamos a pasear por el canal completamente vacío y semiapagado en lo que fue una experiencia psicodélica y pesadillesca al tiempo, como estar en un canalletto lleno de Bershkas.

Esto no es una tragaperras, sino que engulle hembras de cánido
A esta tragaperras jugaría Rosamund, si Rosamund jugara a las tragaperras
Hermana Mayor, quizás algo moñas, despliega toda su sofisticación en la Venecia de mentira
Hermana Mayor, quizás algo moñas, despliega toda su sofisticación en la Venecia de mentira

 

Mi restaurante favorito de Macao
Mi restaurante favorito de Macao

Tras nuestra experiencia nocturna, decidimos probar la gastronomía típica de Macao, así que nos fuimos al McDonalds. Descubrimos que, gracias al aire acondicionado,  este el lugar dónde se reúne la tercera edad.

"Vámonos al madonals que se está fresquito"
“Vámonos al madonals que se está fresquito”

CONTINUAMOS CON EXPERIENCIAS RURALES EN GUANGXI Y YUNNAN:

De estas dos ciudades totalmente frívolas nos transportamos a la pureza de la China rural. Movidas por el fervor turístico de las terrazas de arroz de Longsheng, nos disfrazamos de chinitas rurales para sacarnos fotos. La fotógrafa nos hace posar como lolitas manga y naturalmente acabamos en el catálogo de la tienda.

Gracias a nuestra ropa local, pasamos totalmente desapercibidas en los campos de Guangxi
Gracias a nuestra ropa local, pasamos totalmente desapercibidas en los campos de Guangxi

Lo bueno del campo en China es que, al contrario de las ciudades, todo es muy bonito y se puede respirar porque hay aire entre partícula y partícula de contaminación. Pero el campo tiene otro tipo de problemas, entre las cuales que todo dios se saca fotos contigo. Una vez que sales de Shanghai, donde la gente es más o menos sofisticada, los chinos flipan cada vez que ven a un extranjero blanquito, créense en presencia de Serena Van der Woodsen y quieren foto contigo. El único contra-ataque posible es sacarse fotos con ellos.

Las señoras Hui titularían esta foto A la fresca con unas frescas

Otra interesante consecuencia del rusticismo del Guangxi y del Yunnan es que los cuartos de baño son (sin exagerar ni nada) como el quinto infierno de Dante. (música ilustrativa, de nuevo). Estos “cuartos de baño” se alojan en cobertizos donde fluye (o no) agua por pequeños canales, sobre los que cada una hace sus cosas, sin separación ni puerta ni nada. Todo esto acaba creando un entorno de comunión de género bastante intensa y a veces posmoderna (como por ejemplo la de ver a una china jugando con su iPhone mientras caga).

Para esto se invento la frase: MUERTE Y DESTRUCCIÓN
Para esto se invento la frase: MUERTE Y DESTRUCCIÓN

Leo por ahí que estos baños son en realidad más higiénicos que los nuestros, porque al no haber puertas no hay que tocar el picaporte y no hay posible traspase de gérmenes por este medio.

En fin.

Pasando a temas más de aprovechamiento: En Yunnan tuvimos la suerte de presenciar el  festival de las antorchas del pueblo Yi, que conmemoran una agro-hazaña ancestral en la que una plaga de langostas fue finiquitada usando antorchas.  Estas fiestas pirómanas son una popular y edificante actividad apta para todas las edades como se puede ver en las foto inferior.

HM no me dejó coger una antorcha porque dice que luego me hago pis en la cama
Hermana Mayor no me dejó coger una antorcha porque dice que luego me hago pis en la cama

También descubrimos que en esta región se utiliza el último idioma pictográfico que existe, el Dongba:

Jerogríflicos dongba: Lo primero significa embarazo, lo segundo parto. No sé en que momento alguien pensó que el alfabeto era mejor idea.
Jerogríflicos dongba: Lo primero significa embarazo, lo segundo parto. No sé en que momento alguien pensó que el alfabeto era mejor idea.
Y esto es usado en la vida real
Y esto es usado en la vida real
Y esta foto la pongo porque me gusta
Y esta foto la pongo porque me gusta

Y CONTINUEMOS CON UN POCO DE CHINA INDUSTRIAL Y PROFUNDA

Después de esto fuimos a Pekín, de donde no os contaré nada porque total está muy visto, hicimos turismo sin cejo y no hubo incidentes memorables.

El momento surrealista clave del viaje fue nuestra visita a Datong, una ciudad industrial e infecta no muy lejos de Pekín (a donde fuimos no porque nuestra adolescencia extrarradial nos haga buscar los polígonos industriales, sino porque cerquita de allí están las muy interesantes grutas de Yungang). Esta ciudad fue una de las visitas más interesantes (como me anticipó hace tiempo la Rubia) porque es la China en desarollo auténtica e industrial.

Todo empezó en la estación de autobuses de Liuliqiao en Pekín. Para llegar a esta estación, que estaba en obras y era como la peor pesadilla bladerunner que he presenciado en China, había que tomar un autobús que te dejaba en una línea de metro que, cual costilla flotante, no conectaba con ninguna otra. Todo inquietante y difícil.

Luego tomamos el bus a Datong, donde habíamos reservado en el Hotel Hyatt. Cual fue nuestra sorpresa al llegar allí y descubrir que el hotel era de imitación, todo él entero.

El "Sunshine Hyatt Hotel": Ya no se conforman con copiarte un bolso, te copian el hotel entero...
El “Sunshine Hyatt Hotel”: Ya no se conforman con copiarte un bolso, te copian el hotel entero…

El presunto Hyatt que en realidad no lo era era una especie de hotel de semi-lujo para hombres de negocios locales y todo ello lo supimos porque las amenities y servicios del hotel cubrían todas las necesidades de un buen ejecutivo chinorri: sala de karaoke, servicio de masaje y lo que surja, y un minibar con botellas de vodka marca “AK-47” , calzoncillos y calcetines de repuesto, condones varios y, el colmo de la sofisticación, una botella de vino tinto.

Como suele pasar en estas situaciones de viaje, HM y yo nos aburriamos como monas por la noche y decidimos pimplarnos la botella de vino por hacer algo (sin ser nosotras de tener esos hábitos en absoluto). Ante la falta de sacacorchos bajamos a recepción para que nos la abrieran y las recepcionistas, que no habían visto ni un guiri ni tal objeto antes en su vida, intentaron descorcharla usando un clip. De algún modo u otro, se abrió.

Os dejo una foto de las grutas de Yungang porque es algo relativamente poco conocido y que merece mucho ser visto:

Esto es lo que íbamos a ver en Datong (aparte del hotel)
Esto es lo que íbamos a ver en Datong (aparte del hotel)

Y ACABEMOS CON INFORMACIÓN REALMENTE ÚTIL PARA LA VIDA: COMPRAS POR SHANGHAI

Shanghai como es por todos conocido no tiene nada que ver y sólo vale para salir de copas y comprar – que no está ni tan mal.

Así que despachamos rápidamente todo lo del turismo para poder dedicarnos a lo realmente importante: hacer una memorable ruta fiestosa (compuesta de Zapatas-Phebe-Mint-Hollywood,) e irnos a comprar bolsos de imitación.

Con respecto a los bolsos de imitación, aprovecho esta la última entrada para compartir con el mundo el gran secreto sobre donde comprar los mejores y más verdaderos bolsos falsos de Shanghai. Porque bolsos falsos hay por todas partes, pero que den el pego… pues no tanto.

(nota: el hecho de que yo sepa esto no significa que yo compre imitaciones. ejem)

Instrucciones:

1. Ve al fake market de Nanjing Road.

2. Sube a la tercera planta.

3. Busca la tienda de los bolsos de Kate (detrás del sitio de las perlas)

4. Dile a la china gorda (la presunta Kate) que quieres ver bolsos buenos, guiño, guiño.

5. Kate te dirá que vayas a la recepción, de ahí a la tercera planta de la parte de oficinas del mercado, donde hay una clínica de cirugía estética.

6. En la recepción de la clínica de cirugía estética, detrás de unos carteles de chinas felices con sus nuevos pechos y/o ojos ampliados, hay una puerta secreta.

7. Tras la puerta secreta hay una especie de trastienda donde se guarda material de la clínica, y una trampilla. Allí esperas a Kate la gorda para que te abra. Y detrás de la trampilla está la cueva de Alibabá de los bolsos y relojes falsificados. 

De esto por desgracia no tengo fotos. Así que os dejo con una foto de la mítica tienda de perlas de Amy Lin:

Esto no tiene nada que ver pero tiene coña. Comprando perlas para la Mamma
Comprar perlas en un sitio con credenciales

Y ya no os cuento más, que me estoy poniendo pesadita. Os agradezco vuestra atención a lo largo de este año y medio, y os digo simplemente lo que dice la china de abajo:

¡Última cosa! en plan curiosidad estadística, os dejo la lista con las diez entradas de este blog que más visitas  han tenido  (algunas sorprendentes, otras no tanto):

1. Racismo del bueno (Para mí al menos)

2. Rosamund

3. Rosamund: La secuela

4. Tres días tontos en Bangkok

5. Hablemos de Exportación (Otra Sobre Romance Chinorri)

6. Mis Queridas Arquitectas: Veniros Para Acá

7. Esa Nueva Forma de Ocio: Pasarlas Putas

8. Vietnam. Saigón, Nha Trang

9. Laos en Bus (2)

10. Pequeña Miscelánea De Cosas Que No Sé Donde Poner

Conclusiones: Rosamund, serie de televisión propia YA.

Raves de Abuelos

En mi nueva vida como estudiante, me he visto obligada a frecuentar las calle a horas incivilizadas, tipo siete y media de la mañana, para poder llegar puntualmente a la universidad.

Gracias a ello, he podido descubrir una nueva faceta de la cultura china, un fenómeno que sucede en los parques a primera hora de la mañana hasta el mediodía: las  raves de viejillos en los parques públicos.

“Viejillos” es una palabra que dice el cuñao que me encanta y sobre la que le otorgo todo crédito.

Los viejos de China son muy distintos a nuestros viejos. Son gente muy primitiva, que en vez de quedarse en casa esperando la muerte mientras ven “Sálvame” (esto último con posibles efectos galvanizadores sobre lo primero) , se dedican a corretear en los parques con otros viejillos, haciendo deporte, bailando y divirtiéndose.

Menos mal que gracias a nuestra influencia acabarán entrando en razón.

En concreto, el parque que tengo que atravesar cada mañana es el parque de Lu Xun, en el barrio de Hongkou. Aquí debajo tenéis la foto de la wikipedia:

Estatua de Lu Xun en primer plano. De fondo, abueletes portando sendas espadas jedi
A las doce, los abuelos se dispersan

Este parque, antes de convertirse en público, era en su origen un campo de tiro hecho por los ingleses en el siglo XIX.

Sabéis que me entusiasma todo lo británico, e igualmente admiro la facilidad con la que esta gente coloniza el mundo con sus pasatiempos chorras.

(Como por ejemplo, el deporte. Cabrones.)

También en Shanghai,  la “Plaza del Pueblo”, era en origen un hipódromo hecho por los británicos, y el Museo de Arte Moderno, la casa-club donde se tomaban los gintonics.

Volviendo al tema,  la primera vez que entré en este parque, a las 7 de la mañana, con el musicote a todo volumen y las hordas de vejetes bailando como si lo fueran a prohibir, me quedé impactada:  bailan en masa, con coreografía, sincronizados como el ejército norcoreano, y al son de los chunda-chundas más sorprendentes. Una vez tenían puesto a Marc Anthony, por ejemplo.

Os dejo un par de videos ilustrativos del tema que he encontrado en internés:


Además de baile, también hacen gimnasia de toda la vida de dios con las  típicas máquinas de tortura diseñadas para ese fin, en versión parque.

Me miras a mí, moza?
Completa la frase: Yo hago esto y : (a) Hago crac, (b) hago catacrac, (c) Alicia no seas fantasma, tú no puedes hacer eso
Veo esto y suena esto en mi interior

Este video también lo he sacado del internés, que me da palo grabar a los viejillos:

Badminton

O practican el interesantísimo y localísimo ejercicio consistente en andar hacia atrás (este vídeo también es de internet, buenísimo)

También hacen cosas más tranquis, como el taichi, con sus complementos (abanicos, espadas, tambores…), jugar a las cartas, o hacer caligrafía en el suelo.

Esto es más de mi estilo
La caligrafia como deporte

En resumen, en los parques chinos no hay ni jóvenes bebiendo, ni yonkis pinchándose, ni parejas metiéndose mano, ni maricas  promiscuos que se citan por internet. Sólo hay abuelos haciendo deporte. El sueño del de Saber Vivir, y el de cualquier persona sensata.

Y todo ello gracias a su puta mierda de armónica sociedad represora y dirigida. De repente, me siento muy mal, y no sé porqué.

***

Mejores Amigas del Alma (50 años después, me sigues copiando la ropa, zorra)

Racismo Del Bueno (Para Mí Al Menos)

Después de pasar tres años en una ciudad, París, en la que todo el mundo es más flaco, más guapo y más elegante que uno, y donde la mención de un origen español hace al interlocutor recordar con ternura a su señora de la limpieza / portera, acabar en una ciudad como Shanghai es un impacto.

Porque aquí, con el simple hecho de ser blanquito, pasa uno a formar parte de una especie de aristocracia, con efectos prácticos muy positivos, como que se pueda entrar tranquilamente en la discoteca más pija que en el mundo ha sido, con vaqueros y camiseta.

También puede uno incluso meterse a actor o modelo, siendo completamente del montón. Porque eso es otra cosa, los chinos nos ven a todos iguales y no saben muy bien si eres guapo o feo.

Ejemplo de un catálogo de ropa chino (fijáos en el modelo y no en la falta de sintaxis de la camiseta):

Mi madre dice que soy resultón
Mi madre dice que soy resultón

O un cartel por la calle:

Si te apuntas a nuestra academia, te ligarás a uno como este!! corre!! quedan plazas!!
Si te apuntas a nuestra academia, te ligarás a uno como este!! corre!! quedan plazas!!

Y esto es para que os hagáis una idea de que ser extranjero aquí es valor añadido. Hecho del que yo me he venido beneficiando desde hace unas semanas, en las que dejé mi trabajo serio y pasé a convertirme en una versátil dama de compañía extranjera para chinos burgueses (a tiempo parcial).

Mi nuevo trabajo que compagino con mis muy respetables y sesudos estudios de chino, se desarrolla en una especie de academia-agencia de contactos con un nombre un poco nazi, “Pure World”.

Esta agencia pone en contacto estudiantes chinos con extranjeros que quieren ganarse el pan / las copas dando clases de inglés.

Normalmente los alumnos más que clase solo quieren que les dés conversación, por lo que básicamente te pagan para que seas su amigo. Me planteo llevármelos de copas y cobrarles.

Este chiringuito lo llevan unas sagaces comerciales chinas bastante mentirosillas. Más mentirosillas de lo normal, para ser comerciales y ser chinas.

Excursillo: Dicen que los chinos mienten mucho, y la verdad que a veces puede parecerlo. Yo tengo la teoría de que lo que pasa es que al ámbito de la mentira piadosa y del “dolus bonus” es mucho más grande. Lo que quiere decir que una vez que te acostumbras te lo esperas y es relativamente gestionable.

¡Ejemplo! Cinco minutos antes de pasar a clase con mi nuevo alumno. Conversación real.

China comercial sagaz y sin escrúpulos: ¡Lisa! (no sé porqué coño me llaman así). Tu nuevo alumno. Antes de que pases a la clase, que sepas, que le hemos dicho que eres americana.

Lisa: Cómoooo…. ¡¡si ni siquiera he estado!!

China comercial sagaz y sin escrúpulos: ¡¡¡Pero así le cobramos más!!! Además, no sabe nada sobre América (me guiña el ojo de manera muy poco seductora). No se darán cuenta.

Lisa: ¿¿Y si me preguntan por el baile de fin de curso?? ¿¿que si era animadora?? ¡Que no!

(como véis el tema ético ni siquiera salió en la conversación)

China comercial sagaz y sin escrúpulos: (hace pucheros) ñiiiiñiiiñimimimimimi

Lisa: Que ni de coña.

China comercial sagaz y sin escrúpulos: (Sigue con los pucheros) ñiiiiñiiñiñi (ante mi impasividad, se pone seria de repente) Bueno. Vale. Como quieras. (resopla, vencida por mi incomprensible cabezonería) Si quieres le puedes decir que naciste en América pero te mudaste de pequeña a Inglaterra.

Al final llegamos a un ni pa tí ni pa mí consistente en decir que mi padre era irlandés (de Descargamary, condado de Galway) pero que había vivido toda mi vida en España. Esto es lo más honesto que se me ocurría y que fuera practicable.

Aunque como nadie sabe donde está Irlanda al final quizás sería más fácil decir que soy gibraltareña, o que el inglés es lengua oficial en España.

Pero aquí no acaba la cosa. ¡No!

La pasada semana gracias a esta loca academia tuve la oportunidad de realizar mi sueño de ser actriz y hacerme pasar por cosas. Diez años después de mi última actuación, me llamaron de la agencia para hacer de figurante en una reunión.

Un estudio de arquitectura chino, que hacen pasar por americano, necesitaba un guiri para estar presente en una importante presentación de un proyecto de complejo de oficinas. Yo ya había oído hablar con anterioridad de este fenómeno de “alquiler de guiris” para reuniones o eventos sociales. Porque como ya os he avanzado antes, un extranjero da caché.

Acepté porque pagaban por horas, no mal del todo, y porque me pareció gracioso. Como véis, el “jijijaja” es el motor que conduce peligrosamente mi vida. (Y el blog, no nos engañemos. Así como hay gente que hace cosas sólo por el facebook, yo hago cosas chorras solo por el blog.)

A la semana siguiente quedé con los arquitectos chinos, una señora y un señor, en un lugar concurrido (después del consabido mensaje de mis “madames” de “ella lleva una falda de flores, tú ponte un blazer negro”) Nos presentamos.

Arquitecta cuarentona: ¿A qué te dedicas?

Lisa: Soy abogada

(Mira al otro arquitecto,  asienten y hacen gestos de aprobación).

Arquitecta cuarentona: Muy bien. Eres arquitecta. Has estado trabajando con nosotros en este proyecto (me da un plano fotocopiado en un folio. El proyecto se llama “La Suntuosa Avenida del Software de Nanjing”).

Lisa: Vale.

Arquitecta cuarentona: Nos han dicho que eres de Inglaterra, de Dublín.

Lisa: Eso mismo. Pero puedo ser de Nueva York.

(Se ríen pícaramente,  como si les diera cosa decir metirijillas)

Arquitecta cuarentona: En la reunión nadie habla inglés. Si alguien te pregunta algo, dí que el desnivel del terreno será problemático.

Lisa: ¿Porqué necesitáis a un extranjero?

Arquitecta cuarentona: No sé. Lo dijo el jefe (expresión muy china). Dijo, que necesitábamos una chica americana para la reunión.

¿Una chica? (me salta la lucecita: ¿me estaré metiendo en una red de prostitución?).

Me llevaron a Nanjing, primero cenamos los tres y luego un Lexus todoterreno negro (muy de trata de blancas) nos recogió para llevarnos a la mansión de un magnate chinorri. Una de las casas más bonitas y elegantes que he visto en mi vida, por cierto.

Hay una foto en la página del magnate. La tercera que sale en la presentación.

Nos metieron en una sala de reuniones donde todo el mundo era chino salvo yo y no sé muy bien ni quién era quién ni de qué coño hablaban. Sólo sé que había un señor pequeño en chándal con muy mala pinta que era el único que estaba cómodo y hacía bromas y todos los demás – convenientemente trajeados –  se partían de risa. Interpreté que ese debía de ser el señor de la pasta.

(Por cierto qué tremendo esto de la gente cuyas casas molan más que uno mismo.)

El señor tenía unos terrenos dejados de la mano de dios junto los que oh, sorpresa, habían abierto metro. Muy de pelotazo todo y muy de España 1993.

Durante las tres horas de la reunión, mi función era mirar el power point del proyecto y asentir. Bueno, ni siquiera me pidieron que mirara el power point y asintiera, eso lo hice gratis y motu proprio. Mi función era estar ahí, callada.

Cuando terminó la reunión, pensé que en cualquier momento iban a apagar las luces,  aparecer DSK y montarse una fiesta pervertida en plan Eyes Wide Shut.

Pero no pasó. Me montaron en el Lexus y me llevaron sana y salva a casa. Mi intervención no fue todo lo profesional que podría. En la cena se me cayeron encima unas espinacas y me quedó una visible mancha de grasa en la camisa, y además no paré de toser en toda la reunión (por culpa de un tremendo resfriado empeorado por el empecinado tabaquismo al que esta ciudad me obliga).

Así que en resumen lo hice regulín, no creo que me salgan más bolos de estos. 🙁 Mientras tanto, seguiré dedicándome a lo de dar conversación, que lo hago mucho mejor que estar callada.


Especial San Valentín (tres días después)

Hoy es San Valentín , que es una cosa muy poco china. Ahora bien, los chinos son muy receptivos a cualquier efeméride consumista, por lo que podemos decir que más o menos, esta gente lo celebra.

De hecho, al llegar a la oficina, mi novio ficticio chino (que es el mejor y único tipo de novio chino que se puede tener) me había enviado un ramo de 99 rosas rojas, para deleite y exhibición ante el personal.

(Por cierto, el tema del novio ficticio me está saliendo carísimo)

Emoción, emociónn

Explicación: En China el  número 9 se pronuncia igual que “mucho tiempo”, así que un buen novio te mandará 9 rosas, o 99, o 999, dependiendo de lo que te quiera/gane.

(****NOTA PARA MI MADRE, QUE ANDARÁ ANGUSTIADA: El ramo se lo mandaron a una de las chinas, nos estuvimos sacando fotos de cachondeo. Que no cunda el pánico.)

Y aprovechando la fecha voy a hablaros de técnicas de apareamiento chinas (que sé que es un tema que os encanta).

Hoy, la Intermediación Parental Directa.

Cuando vino Lucía a Shanghai y me obligó a salir de casa para que le enseñara cosas (al segundo día que la tuve  en el sofá viendo dvds piratas se me empezó a quejar…las visitas son de un exigente…), fuimos a la  Plaza del Pueblo, que es un sitio moderadamente turísitico a doscientos metros de mi casa, y nos encontramos con el siguiente percal:

(he puesto percal en negrita para que Nube Envolvente vea que me acuerdo de ella aunque sus recientes triunfos en todos los ámbitos hayan mermado la regularidad de nuestra comunicación)

El Mercado Matrimonial de la Plaza del Pueblo

(así, tan folclórico como suena)

¿¿Quién quiere casarse con mi hijo??

Los preocupados padres, con hijos rondando o, en los más terminales casos, pasada la treintena, deciden coger el toro por los cuernos (o el dragón por los bigotes) y pasar a la acción: cuelgan anuncios matrimoniales donde explican  lo que ofrecen y lo que buscan (“tengo una moza de metro y medio, muy guapa ella; busco zagal de 1,70 que gane tanto de jornal, preferentemente con tierras”), toman notas, conspiran entre ellos, organizan citas, y finalmente, secuestran a sus hijos y les obligan a conocerse.

Me parece súper eficaz, casi me apunto.

Ahora bien, creo que debe de ser una cosa muy de último recurso, porque me fijé en los sueldos que exigían los padres y eran de moderados a bajitos. Muy mal.

Según me cuentan las chinas de la oficina (a las que les he preguntado sobre esta práctica del concertación de citas, y en la que niegan rotundamente -¡ja! – haber participado), se trata de una costumbre reciente, que responde a esta obsesión matrimonial de la que ya hemos hablado en otros posts.

Ese de las gafitas me gusta para Lucía
Ese de las gafitas me gusta para Lucía

En fin. La verdad que el asunto este  ya no me parece ni fuerte ni nada. 

Pero bueno, una de las chinas de la oficina me regaló ayer una gamba envasada al vacío para tomar con el café y tampoco me pareció fuerte. Estoy inmunizada.

****

En un orden de cosas más turístico, el otro día me apetecía integrarme y hacer algo muy chino, así que fui a meterme en una aglomeración. 

En esta en concreto hacía frío, había luces de colores y mucha mucha gente desatada por el consumismo: la sensación global era bastante navideña.

Era en lo que en Shanghai se llama la “ciudad vieja” y tenía por objeto y fin último la contemplación de las linternas de papel que se encienden como fin del año nuevo chino.

Os dejo unas fotitos:

Luz. Color. Incendio potencial
Chinad #1
Chinada #2
Esto no sabíamos muy bien lo que era. Puede ser un belén chino, con el dragón haciendo las veces de Estrella de Oriente/Niño Dios; o bien una reunión  de miembros del partido comunista en modo cortylandia