Mi Gran Boda India

(De los creadores de  Mi Gran Boda China , llega esta nueva instancia de autoinvitamiento a jolgorios étnicos)

En efecto, niños, hoy os voy a hablar del sueño cumplido de toda bloguera/instagramera/mujer que se gusta a sí misma en fotos: ponerse un sari y asistir a una boda india.

Yo no soy instagramera ni nada de eso, pero me siento muy influida por ese tipo de gentuza – seguramente porque trabajo en ese pozo negro moral que es el Mundo de la Moda. Así que yo también había adoptado como propio el anhelo de ir a una boda en la India y sacarme muchas fotos para subir a redes sociales.

Como este es un blog cultural y edificante y con una responsabilidad para con su público de 25 personas, además de usar esta entrada para intentar convenceros a toda costa de que soy guay, os voy a contar cosas útiles e informativas sobre este precioso y tradicional rito de arrejuntamiento.

Empecemos.

Boda India, Manual de Instrucciones

1. ¿Cómo hago para ser invitado a una boda india?

Hay dos maneras comunes de ser invitado a una boda india, la mejor siendo la de tener un amigo indio que te invite.

La otra es aprovechar el estado de ebriedad de tu amigo indio para obligarte a que te invite. Este último fue mi caso.

Fue así. Una noche observamos que una compañera de trabajo india estaba comiendo menos de lo normal (lo normal dentro de lo que es un trabajador del pozo negro moral que es el Mundo de la Moda, es decir, bastante menos de lo que come cualquier otro vertebrado). Al ser interrogada sobre este hecho, confesó que estaba  haciendo dieta para la inminente boda de su hermana, que llevaba tres meses con el novio y ya iba siendo hora.

“¡Cómo! ¡se casa tu hermana! ¡moriría por ir a una boda india!”, dije. A lo que contestó, “‘¡Vente! los invitados extranjeros quedan glamurosos,  así que mis padres estarían encantados!”

Y como no sé decir que no a quién me necesita, decidí apuntarme en este mismo instante.

Se corrió la voz (bueno, la corrí yo, para que nos vamos a engañar) de la generosa y genérica invitación a toda la raza blanca y en un periquete cuatro españoles jetas teníamos un vuelo a Nueva Delhi.

Reacción materna ante la invitación

2. ¿Y ahora, qué rayos me pongo?

La boda india es la ocasión que toda mujer de cualquier país merece para por fin poder ponerse un sari. El sari es un  trozo de tela de cinco metros que envuelve tu cuerpo y te convierte instantáneamente en una diosa sensual de belleza y elegancia. Salvo porque deja al descubierto y en bastante evidencia las lorcillas laterales, llamadas “asas del amor” por los franceses y “muffin top” por los americanos – denominaciones que revelan muy bien los principales centros de interés de los ciudadanos de ambos países.

Como todas las cosas bellas, el sari tiene varias contraindicaciones, principalmente que es muy difícil de poner, que deplazarse con el puesto es bastante complicado, y que para ir al baño necesitas asistencia de una criada y/o eunuco.

En palabras de mi Amiga Invitante, el sari es un producto del patriarcado para que las mujeres anden muy lento. 

Proceso de instalación del sari a las invitadas guiris, felices y ufanas al no ser conscientes de que ya no iban a mear más nunca

Los invitados varones tienen que ponerse un turbante (pero solo si vienen de parte del novio, no nuestro caso. Huelga decir que pasamos de esa limitación) y una camisa larga llamada kurta que les permite andar rápido y cazar elefantes para sus mujeres que se hallan en casa inmovilizadas por el sari. Si hace fresco pueden ponerse una chaqueta sin mangas que se llama chaqueta Nehru.

Y este es Nehru, primer presidente de la India y portador de la chaqueta que lleva su nombre. De nada

Nosotros llegamos plenamente equipados con la idea de mimetizarnos y de que nadie se percatara de que éramos forasteros, pero una vez allí descubrimos  que la inmensa mayoría de los hombres iban vestidos con traje occidental. Así que quedamos un poco como quedarían en tu boda unos chinos vestidos de flamenca (espero que en mi boda haya tal cosa).

Invitados locales claramente confundidos con respecto al dress’code correcto
Nosotros sí íbamos vamos bien.

3. ¿Y qué hacen los indios en las bodas?

La boda india es la como la boda de cualquier sitio: una manifestación de estatus cara e irracional destinada a que las vecinas la critiquen. Estas además duran muchos días y tienen muchos ritos.

Nosotros, porque somos unos vagos y porque nuestro propósito real no era conocer la cultura y costumbres sino decir que habíamos ido, solo asistimos a la celebración principal.

Nos consta por ejemplo que uno de los días anteriores a la ceremonia propiamente dicha sucede el mehndi, que es cuando se juntan todas las mujeres y se pintan las manos con henna – mientras los hombres probablemente hacen algo más guay tipo ver el crícket y beber whisky.

Supliré mi ausencia en este momento con fotos de otra boda rándom, por ejemplo la de la estrella de Bollywood Aishwarya Rai, que es esta india Miss Universo que intentó triunfar en América pero no funcionó porque nadie se acordaba de su nombre.

Bienvenidos al enlace de Aishwarya y Melendi
Las primas dejan a Aishwarya hecha un cristo en el bello rito de mehndi

Sí que estuvimos en el baraat, que es el momento en el que el novio llega montando una yegua blanca acompañado por una banda y por su familia, que baila y monta barullo.

Llega la romería
La banda
El novio llega y le dan de comer algo que debe de estar duro

La familia de la novia le recibe y luego van juntos a un escenario donde se sacan millones de fotos con gente que no conocen que ha ido a comer gratis. Esto dura varias horas mientras los invitados bailan, charlan, comen, y en muchos casos, se van.

Y aquí es donde te van preparando el cóctel de gambas y el solomillo wellington
Fotos y mas fotos

La celebración de la boda en sí fue como hubiera sido la de Farruquito si Farruquito fuera amish, porque había mucho folclore y colorido y brilli-brilli pero no había carne, no había alcohol, pararon la música pronto para no molestar a los vecinos y para fumar me tuve que esconder detrás de una carpa.

A modo de placebo consumimos altas cantidades de coca-cola y nescafé de sobre, pensando que quizás el azúcar nos daría ganas de hablar, bailar, olvidar la futilidad de la existencia, esas cosas que hacen las drogas.

Por suerte pronto llegó nuestro héroe, el hermano de la novia, que nos llevó fuera del recinto “de botellón”. Sí, niños, con 32 años, ahí sigo.

Nos llevaron a un párquing oscuro y ahí  el hermano y sus colegotas montaron el clásico bar en el maletero digno del Pryca de Villalba.

Violando la ley seca

Pronto fuimos interceptados por Amiga Invitante, que nos echó la peta y dijo que volviéramos inmediatamente porque si salíamos del recinto  seríamos seguramente asesinados y violados por sus vecinos.

Pusimos mentalmente en un platillo de la balanza: integridad física; y en el otro: chupitos. Debatimos, reflexionamos y finalmente, nos fuimos de allí a pedirnos otro nescafé.

4. ¿Cómo comportase con los locales?

No lo sabemos muy bien. Dado que no conocíamos a nadie y no había catalizadores amistosos (ie., música y alcohol), nuestra interacción humana se limitó a ser requeridos por niñas y adolescentes pajilleros para hacernos selfies, a lo cual accedíamos con una sonrisa, conscientes de nuestra función de repartir caché y glamour occidental. O bien hacer de monos de feria. Nunca lo sabremos.

Jóvenes lugareños encantados con su nuevo amigo guri
I.B.T. departiendo con el pueblo
Con los bros

5. Muy bien todo esto, pero los novios, ¿cuándo se casan?

Los novios se casan de verdad después de todo este rollo, en nuestro caso a las 4 de la mañana (hora propicia según alguna cosa astrológica hindú).

Teniendo en cuenta que empezamos a comer en torno a las 6 de la tarde y que la música se paró a las 11 (y no sé si lo habré mencionado ya pero NO HABÍA ALCOHOL) no sabíamos muy bien donde meternos hasta esa hora.

La gente se empezó a largar y nosotros a renquear. Hacía las 2, cuando quedaba muy poca gente, llegó una especie de chamán que es un sacerdote hindú, se sentó en el suelo bajo un toldo y empezó a montar una hoguera . Y entonces nos quedamos fritos.

Pero leo en Wikipedia que ahí es donde propiamente se casan los novios. Tras varios ritos ejecutan el saptapadi, una vuelta con siete pasos alrededor de una hoguera tras los cuales ya estarán casados.

No tengo fotos del saptapadi de esta boda y sorprendentemente tampoco de la de Aishwarya y Melendi, que optaron por hacerlo en la intimidad.

Así que tendremos que esperar para verlo a nuestra próxima boda india – a esa os podréis apuntar también.

***

¿Somos un poco gilipollas? Los chinos opinan

Una cosa buena de ser inmigrante en China, con respecto a cualquier otro lugar aburrido donde la gente no escupe, es que puedes mantener opiniones racistas, supremacistas y eurocéntricas sin problema ni complejos. También puedes quejarte diariamente de cosas como de que un sitio esté “lleno de chinos”.

Tourists visit the Great Wall on the third day of the seven-day national day holiday, on the outskirts of Beijing, October 3, 2014. The national day holiday, known by many Chinese as "the Golden Week" for travel, started on October 1 this year, celebrating the 65th anniversary of the founding of the People's Republic of China. According to a prediction by the China Tourism Academy, a total of 480 million trips are expected to be made by travelers within these seven days, Xinhua News Agency reported. (China Stringer Network/Reuters)
China acostumbra a llenarse de chinos (Foto: China Stringer Network/Reuters)

Los tiempos cambian, claro. Recientemente un señor alemán muy listo y respetable, doctor en economía y director general de Mercedes Benz China, ha sido fulminantemente cesado de su cargo tras resolver una disputa de aparcamiento en Pekín del modo habitual que emplearía cualquier expatriado de categoría, es decir, llamando “cabrones” a todos los chinos y rociándoles con espray pimienta.  

tintin_au_congo_2
China antes molaba

Aprovecho para enlazar a mi entrada predilecta de este blog, en la que también hablamos de racismo y esas cosas: Racismo del Bueno, Para Mi Al Menos

En cualquier caso, os habréis dado cuenta de que últimamente Occidente, y en particular, la democracia occidental, se está luciendo.

Por si alguno de mis 22 lectores de culto aun no se ha enterado, os informo de que hace una semana un mogollón de gente que antes no existía, o no hablaba, o no era amiga mía en Facebook se juntó  para votar en masa a Trump y convertirle en presidente de EEUU.

Esa es la explicación más plausible, otra tesis que se baraja es que el impredecible sector demográfico compuesto por los modernos jisters hayan decidido votarle irónicamente.

Por cierto, debéis saber que Trump en chino se dice “Chuampu”. Y Jesucristo, Yesuyidú.

Ha sido una semana de crisis y angustia por todo el mundo, no así en China. Aquí no tienen estos problemas.

Es más, están un poco descojonados.

Dejando al margen de que para ellos hablar de agarrar chichis en público y de pillar por ser rico no es escandaloso (lo último en concreto está socialmente muy bien considerado) y de que adoren a Ivanka (mucho más que a Melania, esa señora llegada del futuro) los chinos viven estos momentos en los que Occidente usa su libertad para hundirse en el fango, (véase Brexit, Colombia o Trump), con una mezcla de entre schadenfreude y gozadera.

El ciudadano chino duerme tranquilo en brazos de un sistema político democrático ideal que vela por sus intereses. Os lo voy a explicar un poco por encima para que véais cómo hacen para que gente indocumentada no consiga hacerse cargo de nada. Sé que saliváis de envidia ya.

El sistema es una “democracia indirecta”, como la nuestra, pero más indirecta. Hay elecciones y se vota. A que no os lo esperabais.

img_4201
“La elección democrática es garantía del poder del Pueblo”

Los ciudadanos votan, pero solamente a los representantes a nivel de distrito, que votan a los del municipio, y así sucesivamente hasta llegar al Presidente. Las candidaturas en principio son libres pero como no es legal hacerles publicidad, nadie conoce a los candidatos y al final acaban saliendo las propuestas por el Partido.

Huelga decir que ante el poco impacto y el poco interés la mayoría de la gente acaba pasando del tema.

La votación de hecho se está desarrollando estos días, y pude presenciar la de mi barrio donde solamente participaban  jubilados, que son gente con una altísima tolerancia a las actividades que ocupan tiempo y no llevan a ninguna parte.

ddd
Señoras chinas que votan

En China este procedimiento es más que suficiente para legitimar el poder mientras mantienen la “estabilidad y la eficacia” del Gobierno. De ahí que todo este tema del referendum-cagada en el que nos estamos especializando les encante.

La línea del Partido se puede ver en los zascas que nos ha metido la prensa china por nuestra mierda de sistema democrático que otorga demasiado poder de decisión a las masas incultas, en especial con el tema Trump y el tema Brexit:

Zasca  #1: “Este caos y desorden muestra al mundo que Estados Unidos está enfermo en lo que se refiere a su economía, sociedad y política”. [Leer entero]

El “caos y el desorden” le encanta al Partido. El caos y desorden es lo que te pasa si no tienes un sistema autoritario de partido único. El caos y el desorden es para los chinos como lo de quemar conventos para nosotros.

Zasca  #2: “Mussolini y Hitler llegaron al poder a través de elecciones, una dura lección para la democracia Occidental.” [Leer entero]

Cierto. No así para la democracia Oriental, que no necesita elecciones para poner a salvajes al mando.

Zasca  #3: “Reino Unido da un paso atrás mientras la Unión Europea se enfrenta a su decadencia” [Leer entero].

Gracias, gracias. Así somos los europeos, de bacanal en bacanal enfrentándonos a la decadencia y entre medias votamos nuestra autodestrucción.

Zasca  #4:“Reino Unido solo tiene 300 años de antigüedad. En su apogeo fue un imperio en el que nunca se ponía el Sol, con colonias en todo el mundo. Ahora está volviendo a donde estaba al principio.”[Leer entero]

Mi párrafo favorito, como española que soy. Esto es así y no hay vuelta de hoja. China  tiene 5,000 años de historia, durante la mayoría de los cuales ha sido la Civilización más avanzada de la Tierra. Mientras ellos estaban inventando la pólvora, escribiendo poesía y bebiendo té en fina porcelana, nosotros gentuza comíamos barro y vivíamos en árboles. Este inexplicable paréntesis  de dominación occidental ha terminado y todo vuelve a su cauce natural.

 Zasca  #5:“El pueblo chino, que está en un momento crítico de su aprendizaje sobre la globalización y la democracia, continuarán presenciando las consecuencias de que Reino Unido se abrace a un referendum “democrático”.[Leer entero]
Bueno, a esto queríamos llegar. El pueblo chino seguirá aprendiendo e igual en un par de miles de años, lo harán estupendamente.
***
En resumen, lo que os quiero contar es que entiendo que estéis preocupados, pero que la solución no es emigrar a Canadá. Ahí el riesgo sigue existiendo. Emigrad con cabeza, emigrad a China.
mao

Hablemos de Exportación (Otra Sobre Romance Chinorri)

Como parte de mi nueva serie de entradas sobre asuntos sociológicos y económicos relevantes (como véis, reniego de mis inicios), hoy vamos a abordar un tema de gran importancia para la balanza comercial de la República Popular: la alarmante exportación de hembras chinorris por la vía del matrimonio.

Desde que llegué a China, me sorprendió la cantidad de parejas compuestas por china y guiri que se veían por la calle. Para ser específicos, china cañón y guiri feo.

Bueno, en honor a la verdad, hay que decir que la china no siempre está cañón, y el guiri no siempre es feo, a veces sólo es viejo, o gordo, o las dos cosas.

Fascinada por el altrusimo de la mujer china, ajena a las consideraciones frívolas que condicionan el juicio de la mujer occidental, empecé a prestar atención a este hecho y a investigar.

Los resultados de mi investigación se presentarán en tres partes:

1. EL QUÉ

Mi primer paso en la investigación fue ahondar en el fenómeno, y para ello buscar en la fuente de toda sabiduría, el internés.

Como Wikipedia es una fuente muy poco fiable, pasé directamente a sitios serios, es decir, a las páginas de contactos:

Lo primero con lo que me topo es con este anuncio:

Discriminación!!!

Por supuesto, devota como soy de la investigación, pinché y me puse a leer todos los anuncios que pude.

Cómo reírse de gente que busca el amor verdadero (o algo así) por canales poco convencionales es moralmente reprensible, no haré lo que tenía pensado, que es reproducir un “best of” de los anuncios más graciosos.

Así que sólo os pondré uno muy representativo:

Always a happy girl. i working and not lazy. love my family and like going out with my friends. i like musics and also likes anything is good. am nice and feeling smbpathy and not always thinking myself.

***

(Traducción aproximada (el chinglish es durísimo de traducir): Siempre una chica contenta. yo trabajando y no vaga. quiero a mi familia y me gusta salir con mis amigos. me gusta las músicas y también le gusta todo es bueno. yo maja y sintiendo simpatía y no siempre pensando yo misma.)

Pues qué chica más maja, la verdad. Ponme dos.

(Venga, uno más que me pareció muy gracioso:

I dont have good looking,i dont have sexy body,am not smart, am a selfish,but i dont lie!

***

No tengo guapa, no tengo cuerpo sessi, yo no lista, yo egoísta, pero no miento!

(Esta chica ha inventado una forma de marketing que aún no existe)

En la fuente de toda sabiduría, aka el internés, también encontré un interesantísimo artículo (serio) sobre este tema: http://seeingredinchina.com/2011/05/24/a-very-different-look-at-intercultural-dating-in-china/

En él se explica el caso, por lo visto corriente, de mujeres chinas que contactan con hombres extranjeros con los que no tienen ninguna lengua en común, y con los que se comunican a través de mails utilizando el Google Translate o similares.

Finalmente sólo se descubre que no hablan inglés en absoluto esto cuando se conocen personalmente.

También hay agencias que se dedican a pescar hombres extranjeros en chats y sitios de contactos, hacerse pasar por la clienta y ocuparse de todas las comunicaciones (en inglés), en las que la interesada no interviene en abolsuto. Las agencias cobran por objetivos (por ejemplo, si la pareja se casa al final, cobran más).

Esto puede parecer de coña pero es una historia que oído varias veces.

2. EL PORQUÉ

En fin, parece que existe un mercado para el caballero extranjero, sea como sea, en China. Pero ¿a qué se debe este afán de pescar un guiri a cualquier precio?

Es momento de recurrir a mi  depurado trabajo de campo sociológico (cuyos métodos ya conocéis).

Preguntóle a mis compañeras de trabajo locales: ¿Qué es lo que os atrae del hombre extranjero? ¿son acaso sus valores modernos e igualitarios? ¿es el respeto con el que tratan a sus pares femeninos? ¿es el tono de su piel, que se corresponde con el de los actores de cine y televisión? ¿son sus prominentes narices? ¿que no escupen por la calle?
Las chinas se miran, se ríen, me miran, no entienden de que coño estoy hablando.
No, a ver, me dicen, lo que pasa es que tienen dinero.
(Hombres del mundo, no os engañéis. Las mujeres NO son complicadas)

Ok, asumo, la mujer china no es superficial, no da importancia al físico, sólo a la pasta. Y es cierto que una inmensa mayoría de los extranjeros blancos tienen buenos puestos como expatriados (los extranjeros negros suelen ser empresarios del import-export como uno que ya os presenté en una entrada previa). Todo parece encajar pues, muy en la línea de los que hemos ido descubriendo en entradas anteriores. Pasemos al punto 3:

3. Y EL GOBIERNO, ¿QUÉ OPINA DE TODO ESTO?

Una vez resuelta la cuestión de las causas, me pregunto, en un país donde faltan mujeres, donde en 2030 habrá 120 hombres por cada 100 mujeres, ¿como se pueden pemitir el lujo de dejar que se les escapen? ¿¿es que el gobierno del República Popular no tiene nada de que decir??

Pues bien , el gobierno de la República Popular, no sólo no se opone a este import/export, sino que incluso lo alienta mediante sus canales propagandísticos.

Y esto lo sé gracias a mi libro de chino, que está aprobado por la Universidad de Pekín y por el Gobierno de la República Popular y es el manual “oficial” (como les gusta lo oficial a esta gente).

Mi manual de chino está en efecto plagado de mensajes subliminales dirigidos a manipular las mentes extranjeras hacia los fines del régimen.

Por ejemplo, en la lección 1 del libro, vemos la siguiente viñeta ilustrando un diálogo:

Americano de mediana edad, al que evidentemente se le ha ido la mano con la mantequilla de cacahuete, le entra sin pudor a una colegiala china pechugona en el avión.

Esto con la excusa de enseñarnos a presentarnos y a hablar de nuestra nacionalidad.

¡Juas!

El romance en Gordo Cabrón y Colegiala Pechugona progresa en la segunda lección, con viñetas como la siguiente:

Gordo Cabrón, con un pantalón que le queda estrecho, le cuenta  hazañas a Colegiala Pechugona, que le escucha embelesada como tiene que ser (sin entender nada claro, porque ella no habla inglés y él hablará chino con todos los tonos mal).

En el texto, Gordo Cabrón le cuenta que ha ido a la Gran Muralla china y le propone que viajen juntos la provincia de origen de Colegiala Pechugona (seguramente para conocer a los suegros y buscar su aprobación).

Esta última se muestra de acuerdo, pero especifica que los billetes de avión para los dos debe comprarlos el propio Gordo Cabrón (las finanzas claras desde el principio. Una vez más, qué jefas).

La cosa sigue por este camino hasta que llegamos a la lección 12, cuyo tema es, por supuesto EL BODORRIO.

En el texto la venerable madre de Colegiala Pechugona confiesa que al principio se oponía a la relación entre ambos porque Gordo Cabrón había nacido en el año del tigre y Colegiala Pechugona en el año del dragón, y eso auguraba conflicto. Pero ahora acepta la relación y les desea felicidad y descendencia bilingüe.

****

Para terminar, os cuento que yo nací en el año de la rata,  eso augura cosas buenas seguro.

Recomendación musical:  Badly Drawn Boy, Year of the Rat

¡Cómo está el servicio!

Quejarse del servicio es una horterada, pero es una horterada que da una enorme sensación de bienestar (como dirían Blur en Parklife).

Es sin embargo un tema recurrente entre los jóvenes profesionales expatriados de Shanghai, reconvertidos en señoritos decimonónicos por obra y gracia de la debilidad del yuan.

Yo además estoy particularmente sensibilizada con el tema desde que me enganché a Downton Abbey y me dedico a verla en el ordenador desde la bañera (poniendo mi vida en riesgo evidente de electrocución y aplicándome en protagonizar la primerísima y definitivamente fashion muerte por MacBook).

Aprovecho para decir que la serie me parece muy floja.

El caso es que en los alquileres en esta ciudad suele venir incluído el servicio doméstico en los gastos. Así que, por mucho que tus principios protestantes y democráticos te lo impidan – que no es mi caso-, no tienes elección. Tienes que tener chacha. Esperad, que lo pongo en negrita: chacha.

Mi chacha y yo (aquí se le llama “ayi”, que significa algo así como “tita” o “yaya” o “manera cariñosa pero no necesariamente respetuosa de dirigirse a una señora”) tenemos una relación complicada debido a la diferencia de idioma.

Ella, como buena china que vive en China, habla chino. Y yo, como diría Gainsbourg, pues tampoco.

En mis más locas fantasías, aprendo a decirle que me planche las camisas y me fregotee el baño como si no hubiera un mañana. Pero no, al final lo hago yo todo – habiendo un mañana, inminente y sucio – por no pasar por el trance.

Sufro en silencio. Pero no en soledad. El otro día descubrí en una tienda el siguiente producto:

“Fridge Lingo: Talking to your Ayi”

Instrumento de dominación definitivo

Es decir, la “Frigojerga: Habla con tu Chacha”: una colección de imanes de nevera con frases y expresiones en chino para explicarle con notitas lo que quieres que haga.

¡Preciso! ¡Aséptico! ¡Genial!

¿Os imagináis esto en Europa?

Por ejemplo, una versión en español y portugués para comercializar en París. O una versión en árabe o chumeco para comercializar en Madrid.

“Frigojerga” cambiará mi vida y me  hará triunfar definitivamente en mi carrera con el poder y carisma que desprenderán mis camisas planchadas.

Y este es el fin del Publirreportaje.

Un beso, de vuestra corresponsal en el paraíso socialista. Os dejo una foto del monumento a Marx y Engels del parque Fuxing.

Marx, Engels, jugador de bádminton

PD. por cierto, Marx se comunicaba fenomenal con el servicio, tanto que tuvo un hijo con el mismo al que no reconoció. Y le pasó el muerto a Engels.

Haciendo Amigos

No, este no es un post sobre Alicia dando sus opiniones a personas que acaba de conocer. Malpensados.

Resulta que el otro día, en un bar bastante sórdido donde estaban emitiendo un partido del Madrid de cuando jugaba Figo, me dediqué a trabar nuevas amistades, concretamente con un simpático señor de color (de color negro, como diría mi madre – a la que pienso mencionar en todos mis posts).

Todo el mundo se dio cuenta de que era traficante, menos yo, que llevo mucho tiempo metida en la residencia femenina ajena a toda perversión.

Y como gran parte de mi público ha pasado también mucho tiempo metido en la residencia femenina, os voy a dar unas sencillas pautas para diferenciar a un traficante de cualquier otro espontáneo que os encontréis en un bar.

Punto número uno. Te dice que se dedica al import/export.

Bueno, esto es normal, es lo que hace todo el mundo en China. Exportar juguetes con piezas pequeñas que se tragan los niños y cosas así.

Punto número dos. Te dice que es de Angola, y cuando le interrogas sobre su portugués, te dice que es de Ghana.

Bueno, África es muy complicada. En realidad es todo culpa de los colonizadores europeos, que les hicimos un follón de fronteras y ahora están confundidos.

Punto número tres. Te pide tu teléfono y acto seguido y en cuerpo presente te envía un mensaje en el que dice “¿necesitas algo?”.

¿Que si necesito algo? ¿pero en plan Maslow o cómo?

Punto número cuatro. Te hace entrega de la siguiente tarjeta de visita:

Creo que Pitbull la tiene igual

***

Por cierto, había pensado, por cuestiones de privacidad y tal, pixelar el número de teléfono, pero luego me di cuenta de que este es exactamente el tipo de mozos que le encantan a Bea, así que lo dejo para que le llame si le apetece.

Mi Primera Conversación en Chino (II)

Gracias a mi esfuerzo y dedicación en el estudio de la lengua chinorri, ya puedo comunicarme con el entorno local.

Por ejemplo, si quiero que el taxista pare el coche, no tengo más que abrirle la puerta en marcha.

Sin embargo, el restaurante suele ser un entorno complejo, sobre todo si no tienen un menú con fotos.

El otro día me tiré el pisto en un restaurante y pedí arroz (米饭) en chino.

El camarero asintió con la cabeza y me trajo lo siguiente:

xiguaQue tengáis un buen día. Por cierto, Rosamund HA IDO DE COMPRAS. Seguro que estáis nerviosas por ver las novedades…

El ocio (y el negocio)

Mi plan para hoy era ir al Carrefour ( 家乐福 “Jia Le Fu” en chino, o lo que es lo mismo, “familia alegría felicidad”, lo que todos sentimos en Carrefour), que es una experiencia que la guía Lonely Planet considera como la #141 que hay que hacer imperativamente en Shanghai.

Yo no quería ir por el tema de la experiencia cultural de los intensos de la Lonely Planet, sino porque necesito cosas del tipo toallas y alfombrillas de baño.

No obstante, el tifón Muifa me obliga a quedarme en casa. Me dedicaré entonces a fregar, plachar y actualizar el blog.

(El tifón no da miedo ni nada, sólo que llueve mucho mucho y no se puede salir)

Vayamos al tema.

Todos os preguntaréis en qué consiste exactamente mi trabajo aquí. Yo también.

En esta ciudad, no sé coger un autobús, no sé pedir comida, no sé cruzar la calle, no sé conseguir agua. Y ni siquiera tengo un iphone que haga todas estas cosas por mí. Me pregunto entonces qué será eso útil para la sociedad que sé hacer.

Preguntábame todo esto mientras caminaba a mi primer día de trabajo, que se desarrollaría en un interesante edificio en una de las zonas financieras de la ciudad. Este edificio, que podemos definir como art-decó chinorri, merece una fotografía:

El Godzilla lo he puesto yo. A que soy graciosa

En cualquier caso, os aseguro que no es el peor.

Mi trabajo. Eso. Pues resulta que soy “client manager”, que no es ser manager ni nada de eso, sino que es lo que antiguamente se llamaba “vendedor ambulante de enciclopedias” y es el cargo más genérico y huero que a uno puede serle atribuido, a excepción por supuesto del “project manager”.

(Aprovecho para recomendaros un artículo un poco viejo del Economist sobre la inflación de los cargos en las empresas, Too Many Chiefs. Inflation in Job Titles is Approaching Weimar Levels )

Lo que quiere decir manager no es que tenga a nadie por debajo, sino que más bien no hago ningún trabajo concreto, eso, eso lo hacen las chinas que para eso están.

Me ocupo de que en efecto las chinas hagan lo que sea que hay que hacer. Para clientes españoles generalmente.

Además, durante mi café introductorio con mi jefe, éste me dijo,  de manera un poco tímida que “convendría que conocieras bien a la comunidad española en Shanghai”.

Lucecita. Me han contratado para irme de copas con españoles. Que es lo que llevo tres años haciendo en París.

Por fin el trabajo que me merezco.

(Postdata.- El título de esta entrada es una referencia al gran pueblo romano, que inventó  la palabra otium y luego la otra, porque ellos sí que sabían. )

Mi Primera Conversación en Chino (1)

He decidido que mi blog va a ser faulkneriano (link de la wikipedia, catetos) y a dar saltos en el tiempo sin ningún tipo de propósito ni aportación.

Así que os voy a relatar mi primera conversación en chino, que se produjo en el aeropuerto de Beijing, en la escala previa a mi llegada a Shanghai.

Tengo la impresión que, cual opusina conversa, mi primera vez sucederá varias veces. Pero esta fue la primera primera de verdad de una larga serie. Que titularemos Como Conseguir Un Colacao en Entornos Lingüísticos Hostiles (hablando de colacaos, aprovecho para remitiros al muy recomendable vídeo de las prespiputas)

Poco antes de este episodio, yo había desechado una incipiente amistad con un paleto de Burgos, que había conocido en el avión, y que se disponía a ver  mundo, como buen español salvo pringadas como yo, a costa del contribuyente. Tan confiada me hallaba de que mi dominio de la lengua de Shakespeare me haría completamente independiente de cualquiera susceptible de salir en Españoles por el Mundo.

JA!

(Nota : Aprovecho para enviar todo mi cariño y respeto a mis suscriptores de Burgos, que representan un nada desdeñable 12,5% de mi audiencia total)

Pero pasemos a Mi Primera Conversación en Chino:

(Interior. Día. En el puesto de bebidas del aeropuerto)

– YO: Do you speak English??

– CAMARERA CHINA IMPASIBLE: No.

(silencio)

– YO: No????

– CAMARERA CHINA IMPASIBLE: No

(silencio)

– YO: ¿chocoleit?

– CAMARERA CHINA IMPASIBLE: Ok

Finalizo dejándoos una foto del unos carteles del aeropuerto de Beijing, que nos indica que en este país a los hipotérmicos se los echan a los pandas.

Calurosos Bienvenidos.