Rosamund: Génesis

Todos recordáis a Rosamund, la violonchelista choni con la que tuve el privilegio de compartir piso mis dos primeros meses en Shanghai (si no, mirad aquí y aquí).

Después de 8 meses, he descubierto que el estilo y personalidad de Rosamund son bastante comunes en esta ciudad. Investigando acerca de la vida y costumbres de esta especie,  he finalmente hallado la fuente última de toda rosamundez.

Sí, he descubierto dónde se compra la ropa.

¡Albricias! Gracias a mi hallazgo, ahora todas podemos ser como ella.

El luctuoso lugar se llama Qipu Lu, y alberga cuatro o cinco centros comerciales baratuquis abarrotados de ropa de toda clase, desde la gama hórrida hasta la gama infame, pasando por el consabido “no-puede-creer-que-esto-se-fabrique”.

Desde el metro, la cosa ya prometía:

Yo pensé en mi inocencia que era la calle de los puteques. Poco después descubrí que era mucho más funesto.
Boutiques con clase: como Gucci, pero más potente
Crisis de valores estética
Camisa de blonda siendo atacada por mosquitos cursis
Dioresa, la hembra del dior
Con estos pijamas tan sessis no hace falta política de control de natalidad
Tú lo que quiere que me coma er tigre
Disfraz de nube
Una rosamund no nace, se hace, y ello mediante una formación temprana

Como imagináis, me lo quise llevar todo. Por fortuna me pagan muy mal y no pude. Sólo me llevé lo siguiente:

¡Quién fuera miope para en mis sienes llevarte! Ah no, que no tienen cristales

(Por cierto, he visto a gente real de la vida real llevando esto).

Yo, por mi parte, he decidido introducir estas gafoncias en mi look entre intelectual y desenfadado, y cuando me convierta en una escritora seria, de calidad,  y con algo que aportar a la Humanidad (o sea, como Espido Freire pero en todo lo contrario), me las pondré con la foto esa en la que te sujetas la cabeza que se pone en la contraportada.

Compartir:Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on LinkedIn

2 opiniones en “Rosamund: Génesis”

  1. Definitivamente, después de ver esto, he llegado a la conclusión de que el Tati parisino es de lo más glamuroso! Por favor Ali, mantente fuerte ante la tentación, aunque ya sabes que yo soy y seré siempre fan de rosamund, pero desde la distancia….jajajjajajajajjaja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *